• 6º Consejo

    Para comprobar lo limpio o sucio que está nuestro sensor simplemente necesitamos un cielo azul.

    Si disponemos de un cielo despejado, simplemente tenemos que coger nuestra cámara, cerrar el diafragma (utilizando un número f alto, 22 o mayor), enfocar al infinito y hacer unas fotos al cielo. Así de simple.

    Para poder enfocar al infinito probablemente tengas que poner la cámara en modo de enfoque manual y realizar el enfoque con el objetivo.

    Al hacer la foto de un cielo azul deberíamos obtener una foto de un tono (casi) uniforme. Si el sensor está sucio, al repasar la fotografía en nuestra pantalla podremos ver algún que otro punto oscuro.

    Aquí paso a paso lo que hay que hacer:

    1) Pon la cámara en modo de prioridad a la apertura

    2) Fija la apertura en el valor f más alto que te permita la cámara

    3) Fija la sensibilidad ISO al valor más bajo posible (normalmente 100)

    4) Enfoca al infinito

    5) Apunta al cielo

    6) Haz varias fotos

    Si está razonablemente sucio, es probable que en la pantalla de la propia cámara puedas detectar, haciendo uso de la lupa, las temidas manchas.


    Por cierto posiblemente en las instrucciones de tu cámara venga como limpiar el sensor.


    Espero que os sirva.

    0 comentarios → 6º Consejo