• 24º Consejo Limpiar el sensor

    Lo primer que hice cuando tuve la necesidad de limpiar el sensor fue buscar información respecto. En primer lugar quién podía hacerlo, cuánto me cobrarían, cómo quedaría, etc;. Los datos que obtuve indicaban que la experiencia de otras personas fue que le habían cobrado mucho dinero por el trabajo y no les había quedado bien. Di entonces el próximo paso: hacerlo yo mismo.

    Empecé por buscar en “sitios oficiales” en google sobre productos que Canon recomienda (en mi caso)después seguí buscando alternativas. Hasta que llegué a este sitio que fue el que me sirvió de guía, al que aprovecho para agradecerle.

    Los elementos que utilicé para realizar la limpieza fueron:

    • Alcohol Isopropílico
    • Bastoncillos de algodón
    • Pera de aire

    Todos estos productos se pueden comprar en una farmacia. El primero servirá como líquido limpiador. Es una de las sustancias más puras (99,99%) y por lo tanto no deja residuos, además es altamente volátil, se evapora en unos instantes. Los bastoncillos los usaremos para limpiar la superficie del sensor humedecidos por el alcohol. Sé que les hay especiales para bebés por aquello de que no sueltan pelusa, pero aunque suelten algo no hay ningún problema, luego explico el porqué. Por último la pera servirá como soplador, para eliminar partículas sólidas de la superficie del sensor. Una vez tenemos todo lo necesario ya podemos empezar la limpieza en sí. Vamos con el método paso a paso:

    1. Buscamos un sitio sin corriente y libre de polvo y preparamos todo el instrumental
    2. Activamos la opción de limpieza del sensor
    3. Colocamos la cámara apuntando suelo
    4. Con la pera soplamos de manera enérgica varias veces hacia el sensor con la boquilla cerca pero sin tocar en ningún momento la cámara (mucho menos el sensor)
    5. Hacemos una foto al cielo o a una superficie lisa y clara con el diafragma cerrado al máximo (número f más alto)
    6. Si no observamos motas la limpieza ha concluido, de lo contrario éstas estarán adheridas a la superficie del sensor por lo que deberemos seguir el procedimiento
    7. Humedecemos un bastoncillo con una gota de alcohol isopropílico (¡OJO! digo humedecer y no empapar). Es importante que no tenga exceso de alcohol
    8. Pasamos el bastoncillo por el sensor varias veces
    9. Soplamos con la pera
    10. Hacemos una foto de prueba, como hicimos en el paso 5 para comprobar el resultado.

    Es posible que el bastoncillo suelte algo de pelusa, no hay ningún problema, se va con un soplido de la pera. En resumidas cuentas si el polvo o partículas no están “pegadas” se van bien con la pera, cuando lo están usamos bastoncillos e isopropílico. Si aún tenéis miedo podéis probar a limpiar un filtro de esta manera.

    Fuente

    0 comentarios → 24º Consejo Limpiar el sensor